Soy Luis un oso de 27 años moreno con más de 1.75 m de altura bastante velludo, coco rapado y una verga de 20 cm.

Amigos van y vienen pero Nene si bien no era de los más cercanos siempre estuvo allí, su edad no permitía que lo involucrara mucho en mis salidas pero el contacto era bastante continuo. El es un chamo de 20 años, delgado, pelo castaño, moreno y como todo joven de su edad todo es una moda. El es mi vecino lo conozco hace 3 años desde que me independice de mis padres.

Recién mudado al edificio perdí mi celular, típico en mí que pierda los celulares pero esa vez alguien devolvió lo que no era suyo y era Nene quien había reconocido mi cara en las fotos. Él sabia mi hora de llegada y espero con paciencia hasta verme, nene estaba sentado en el piso cerca de la entrada cuando me vio se levanto y ya junto a él saco algo de su bolsillo era mi celular.

-Eh Señor encontré esto al mediodía y creo que es suyo -dijo con una voz temblorosa.

Al ver lo que el chamito tenia en la mano no pude dejar de sentirme aliviado puso el celular en mi mano al segundo estaba abrazándolo.-no sabes el peso que me acabas de quitar- le dije alegre.

Esto derivo a que mas tarde fuera a su casa y hablara con su mamá, le entregue a Nene una playera azul de su talla y una gorra. Esa fue una noche bastante alegre para todos, la familia se veía orgullosa. Nene contento con su recompensa y yo con mi celular.

Gracias a esta circunstancia me hice amigo de su familia aunque mas de nene y como vivía solo mas de una vez lo invitaba a mi casa a fiestas o alguna película. Gracias a una de esas fiestas a donde lo lleve y un arreglo con una amiga nene tuvo su primera vez. Si bien tenía sus amistades del liceo y universidad yo era como su hermano.

Él era una de las pocas personas que sabia que jugaba para los dos bandos y que lo tomo normal no censuraba el tema y aunque es atractivo nunca lo había visto de forma sexual a veces nos echábamos los cuentos o le pasaba algo de material +18 hetero pero hasta allí quedábamos.

A los 20 años nene ya tenía el típico cambio de universitario donde se mejora en todos los aspectos había desarrollado buen físico no obstante seguía siendo delgado, la seguridad le brotaba y en lo sexual le iba bien.

Un día viernes echados en el mueble mientras veíamos una peli en TNT con cerveza en mano y hablando del último video que le había pasado, saco a colación algo que me sacudió internamente.

-¿Qué sientes cuando te cogen?- pregunto nene.

-Ehmmm… Mi cara se enserio un poco pero nada de otro mundo.

El ambiente se puso tenso el silencio aunque corto parecía eterno porque nene hizo la pregunta por impulso y ahora estaba rojo evitando mirarme a los ojos. Me levante y le di unas palmadas en el hombro.

-Relájate que no es nada de otro mundo y la curiosidad es normal –le dije- mientras me levantaba a buscar otra cerveza. ¿Quieres otra?-pregunté y Nene asintió.

-Esta bien no debí preguntarte- eso dijo entrecortadamente nene.

-Tranquilo man no tengas pena es que me agarraste de sorpresa jaja no tengo tanta experiencia por atrás pero de lo poco no te negare que he disfrutado.

Destape la cerveza le entregue una y me fui a sentar.

-Ehm mi primera vez fue un poco… dolorosa pero también placentera. El hecho de sentir el culo lleno te pone la verga mas dura de lo que te has imaginado tenía que controlar una paja mientras me cogían porque sino acabaría demasiado pronto. Es diferente a la sensación de tu verga es algo que no podría describirte.

-Luis yo se que somos amigos y por eso te lo pido. Júrame que no se lo dirás a nadie- dijo nene.

-Ok pero ¿Qué paso bro? Me vas a copiar-Dije sonriendo.

-NO NO NO no no pero en verdad no se es que últimamente bueno no tan tan ahorita me ha venido en la cabeza que tu eres tan tan tan normal pues y eres bisexual y me viene a la mente como coño te dejarías coger o sea que si te dejas coger es por algo y y…

-Cálmate nene-Le dije tratando de enseriarme porque esa forma de decirmelo me resultó cómica.

-Quiero probar también- dijo nene pero lanzando cada palabra de una forma tan rápida que todo quedo en silencio de nuevo.

-¿pero conmigo?.

-Eres el origen de esto Luis y además tengo demasiada confianza en ti-Dijo nene con la cara de tragame mundo al máximo.

-Dejame pensarlo man.

Sentados en el mueble mirando fijo la tv pasaban una de mis canciones predilectas, Coma White. Mis pensamientos no dejaban de dar vueltas en que la amistad con nene podría peligrar y principalmente en que es como mi hermano. Perdido en mis pensamientos no note cuando de una cuando nene me decía que se iba.

-Quedate man ahora es que tenemos que hablar.

Pasamos como media hora hablando respecto a su “curiosidad” y el ambiente por fin se relajo, esa misma noche lo haríamos. No habría problema con sus padres el le aviso que saldría conmigo a una fiesta.

-Man quiero que te relajes esto no cambiara nada tu eres como eres, ya lo decidiste y yo no te hare daño-Le solté esto mirandolo fijamente a sus ojos.

Mi gran prioridad era hacer que pasara la mejor noche de su vida las primeras veces no son tan felices es mas como quítarse “eso” a la final no se goza tanto como se debería y uno no termina tan relajado bueno por lo menos para mi fue así aunque todo mejora después.

Recostado en el mueble le di un beso quería hacer todo esto a mi modo, nene estaba tenso pero a medida que lo besaba iba cambiando. Me adueñe de su cuello y se que cada caricia lo volvía loco. El se dejaba hacer y yo tome control de la situación. Mordía sus hombros, cuello y orejas. Chupaba sus tetillas y lamia sus pectorales. Besaba y chupaba su manzana para luego jugar de nuevo con su cuello.

Coloque su mano en mi verga erecta al máximo, él se corto un poco pero siguió acariciándola encima del bóxer aunque la cabeza se salía por arriba. Y mi mano no soltaba su verga de 17 cm dura que lubricaba más que yo.

Nene

Nos dirigimos a la habitación y me senté en la cama ahora si con el corazón en la mano. Él noto que estaba cortado y sin decir nada, vino y se sentó entre mis piernas y me beso como nunca nadie lo había hecho nadie, era mas que notable que el tenia el control, se comía mi boca con ganas, mordía mis labios su lengua no dejaba de jugar y como nunca sentí una cosquilla que recorría mi boca y cachetes.

Empujo mi espalda a la cama quedando su peso sobre mi, me excitaba mas de lo normal el me tenia bajo su dominio, su verga dura bajo la tela era restregada en una de mis piernas mientras nos seguíamos besando como locos. Siempre era yo el que dominaba en mis relaciones ahora tenia mi verga tan dura como el hierro con Luis encima de mi y volviéndome loco.

Su mano tomo mi verga y sus dientes empezaron jugar con mis pezones. Sin ninguna compasión Luis mordía mis pezones cosa que me provocaba un nuevo tipo de dolor, trate de separarlo pero el tomo mis muñecas para terminar de inmovilizarme y siguió con su juego. No dejaba de decirle que parara pero el seguía, mis suaves gemidos se confundían no se si me gustaba o no pero mi verga estaba mas firme que nunca. Hasta que por fin mis pezones fueron liberados pero ahora si sentía como permanecía en ellos una leve sensación que ahora era un dolor continuo.

Con mis pezones todavía ardiendo, Luis bajo mi bóxer liberando mi verga, la descapucho con su mano derecha y empezó a pasar la lengua por todo el comienzo de mi glande. Su boca pasó minutos tocando, chupando, mordiendo solo la cabeza de mi verga haciéndome pegar pequeños gritos de placer ni la más puta de mis novias lograba esa sensación. No pude abstenerme quería gritar pero no podía así que mis suspiros llenaban la habitación cuando de repente en un arranque de locura se metió mi verga completa, unas ganas de sacarla por lo brusco me invadió por unos segundo pero luego la calma llego y disfrute de cómo su lengua acariciaba el comienzo de mis bolas. Con mis codos apoyados en la cama levante la mitad de mi cuerpo, el morbo al ver la cara de mi amante con los ojos llorosos y la sensación de calor en mi verga casi me hacen acabar pero él lo sabia. Mi cabeza echada hacia atrás y la respiración agitada por tan extremo momento no dejaba en duda que estaba disfrutando pero él no quería desperdiciar un segundo.

-No acabes- Dijo Luis.

Volvió a la carga subiendo y bajando como un demonio. Yo intentaba no acabar pero esa forma de mamar era demasiado para mi. No pude evitar maldecir cuando de nuevo dejo mi verga para empezar a besar y lamer mis bolas que se sentían bastante mojadas.

Se levanto del piso y fue en busca del control del aire acondicionado, apago el equipo y después salió de la habitación sin decir nada. No pude evitar sentirme confundido el hermano y pana  que conocía desde hace tiempo es un ser diferente en la cama ahora combinaba mas con su contextura.

Estaba tan hundido en mis pensamientos que no note cuando llego a la habitación con su cara seria y yo con mi polla ya no tan dura pero en la misma posición. Su boca se acerco otra vez a mi verga probándola como aquel con un helado delicioso, su lengua se distraía jugando con el hilillo de mi precum que ya se encontraba por toda mi cabeza. Su técnica para mamar sin duda me volvía loco, no duro mucho tiempo hasta que volvió a meterse mi verga casi completa pero ahora de forma mas lenta subía y bajaba, la habitación solo eran mis gemidos y el sonido de sus chupadas tan fuertes.

Estaba tan excitado con la mamada que no protesté cuando uno de sus dedos resbaló con mucha saliva por mi agujero, mi verga se puso más dura que nunca y hasta agradecí el gesto. Mis gemidos cada vez eran más fuertes, su mamada más rica y 3 dedos hasta lo más adentro.

-Nene acomódate en el centro de la cama.

Seguí su orden y me coloque en el medio con mis brazos debajo de mi cabeza esperando de nuevo la mamada.

-No chamin boca abajo. Tranquilo solo te mamare el culo tan rico como lo he hecho con tu verga- dijo Luis.

Sin mas preámbulo me coloque boca abajo ya la excitación no me permitía pensar mucho.

Sus manos acariciaron mis nalgas y luego se encargaron de abrirlas metió su cara entre ellas y sentí como aspiro el olor, que situación mas morbosa estaba viviendo y aumentó cuando sus besos sonaron en mi raja. Su lengua como una profesional se encargo de llenar de saliva mi agujero y además de hacerme sentir tan entregado en sus manos cuando lograba entrar a esa cueva. No pude aguantar más y levante ligeramente mis nalgas para que su cara se restregara más en ellas mientras una paja muy lenta que hecha por él provocaba que hundiera mi cabeza en la cama.

Mis suspiros fueron interrumpidos cuando ya no sentía la cara rasposa y la lengua en mi agujero sino algo más duro y grande, sabía lo que venia.

Su guevo restregándose entre mi raya húmeda de tanta saliva y yo esperando el momento. Tomo mi cintura y la llevo hacia atrás quedando en 4. Su cabeza fue presionando mi virgen agujero de una forma tan lenta que me dolía bastante aunque no exagerado.

-Haz como si estuvieras cagando man y trata de mantenerlo así para que no te duela, relajate.

El dolor se convirtió en una pequeña incomodidad, un poco de líquido frio recorrió mi raja hasta que llego a la entrada ya invadida por unos centímetros de verga.

Los segundos parecían minutos hasta que choco su cadera con mis nalgas. Me quede inmóvil sentía que todo estaba centrado en mi culo, con todo su guevo en plenitud, sentía que el mundo se me iba, trataba de no contraer el ano pero lo poco que podía me hacia sentir lleno. No podía creer que esa verga tan enorme estuviera toda adentro.

Me gustaba cuando la metía, al sacarla sentía una incomodidad que de cierta forma me gustaba pero era extraña muchas sensaciones en una zona.

Las gotas de sudor recorrían mi espalda además de las que caían de Luis que de vez en cuando besaba mi espalda mientras masajeaba mis caderas y agarraba un ritmo más rápido.

Un gigante como Luis dándome por el culo, el sonido de la cogida se extendía por la habitación y cada vez estaba como mas ido, las sabanas las había arrancado del colchón, ya solo eran mis codo quienes me mantenían parado mientras mi cabeza descansaba en una almohada.

-¿Cómo estas? Dijo Luis. No le respondí solo le hice señas con una mano y de inmediato oí sus carcajadas.

Cambiamos de posición yo boca arriba mientras el con mis piernas en su pecho me daba mas duro. Yo agarraba de mi pelo, masajeaba mis abdominales, halaba las sabanas y de vez en cuando me hacia una suave paja Luis no me dejaba terminar y me retiraba la mano. Así estuvimos como por 15 minutos hasta que Luis dijo para adoptar otra posición. Me estaba matando de placer.

Luis boca arriba en la cama y yo sentado sobre su verga. Una vez adentro completamente empecé a moverme suave pero Luis me tomo por la espalda, me atrajo hacia el pecho con pecho y bajo un poco. A continuación comenzó la cogida más arrecha de la noche su verga salía y entraba mas rápido yo casi que no podía hacer mas nada solo gozar hace rato que el dolor no aparecía solo extrañas sensaciones que me estaban volviendo loco. Esa sensación de sentir que te están tocando por dentro y que cada vez estas más abierto además del calor y el sudor corriendo como agua eran demasiado. No se cuanto tiempo estuvimos en esa posición pero mi cabeza no se levanto en ningún momento, mis ojos permanecían cerrados y un jadeo contante y agitado que demostraban como me encontraba en ese momento, en el cielo.

Como un juguete me volteo y quede boca arriba de nuevo, tomo mis piernas como hace unos cuantos minutos y empezó de nuevo con una cogida extrema acompañada de un olor a macho y el éxtasis en la puerta.

Luis agarro mi verga que se encontraba dura desde el comienzo y empezó con una paja lenta mientras el seguía con su faena como loco hasta que pego un grito ahogado y se corrió en mi culo mordiendo levemente mi pie mientras sus contracciones se hacían cada vez menos intensas. Todavía con la respiración agitada pero mas calmado bajo a mi verga y metió mi glande en su boca haciendo delicias con su lengua mientras seguía con una paja pero ahora mas rápida, dos dedos jugaban en mi culo que se sentía bastante abierto y húmedo. No dure nada, me corrí en su boca, mis contracciones no eran normales una corriente me invadió junto a la piel de gallina sensaciones desde mi verga y culo hasta llegar a todas las zonas de mi cuerpo.

Quede muerto en la cama no podía creer lo mucho que había disfrutado y la energía tan intensa, sexo puro y duro entre machos. Descansé junto a Luis que estaba en las mismas que yo y que buscaba mi mirada, fue correspondida con una sonrisa.

Minutos después nos levantamos, acomodamos la cama, luego yo fui a tomar agua y Luis se quedo en la ventana fumándose un cigarro.

-¿Te gusto?- Dijo Luis.

-Para nada.

Y los dos nos echamos a reír. Me fui junto a él para refrescarme con la brisa de la noche y el se coloco detrás de mi besándome el cuello y chupando el sudor que corría por toda esas zonas. Metió un dedo en mi culo que se sentía bastante extraño con esa cogida y me mostro como se lo llevaba a la boca para chuparlo.

Terminamos la noche viendo la TV oliendo a sexo y cigarros.

Me desperté de repente, una verga dura y mojada estaba dándome suavecito por el culo…


Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.

Publica tu relatoCuenta tus historias mas apasionadas

Publica tus historias mas apasionadas, sean realidad o ficcion queremos leerlas.