Mi negocio placentero - relatos gay

Mi negocio placentero

Ok, todo comenzó cuando tenía 19 y me encontré a un amigo de mi papá quien me saludó al reconocerme y nos caímos muy bien

nos hicimos rápidamente muy amigos, el tenía como 60.

Era un hombre millonario, tenía muchos negocios y eso, y compartíamos un gusto en común por el fútbol.

Era una relación normal de dos hombres hetero, hasta que un día me habló por WhatsApp.


A mí en el barrio todos me decían “culo de señora”, a veces “cuerpo de señora”,

porque yo tengo un problema con mi metabolismo o no sé qué, que hace que sea flaco pero mis nalgas y muslos son gordos,

con ropa si se me nota un culote, pero en realidad yo me avergonzaba porque yo lo veía feo ya que está lleno de estrías y celulitis,

lo que yo no sabía es que para algunos eso lo vuelve más atractivo.

Entonces el me escribe y me dice que me quería proponer un negocio,

a lo que me dice que me da 20$ por mandarle una foto de mi culo,

al principio nos reímos porque pensé que era broma, pero siguió insistiendo y me mandó una foto de su pene y me dijo algo así como ” mira como me tienes”,

yo lo ignore y no le respondí más.

Al día siguiente me escribe y me dice que me va a dar 50$ por las fotos, yo lo ignore.

Más tarde me manda un capture con la transferencia de los 50$ a mi cuenta y me dice que era un acto de buena fe,

que si no le mandaba las fotos que me quedara con el dinero por traicionar mi confianza y todo eso, reviso mi cuenta y en verdad estaba el dinero.

Así que me quedé esa noche pensando y pensando en el dinero fácil, de que podía sacarle más dinero,

y además estaba algo excitado ya que era algo nuevo y desconocido para mí.

Así que a eso de las tres de la mañana me decidí le mandé una foto desnudo de espalda

inmediatamente me respondió y me empezó a decir que le gustaba y todo eso y me pidió más fotos,

así que yo le mandé más pero todas tapando mi rostro por si acaso.


Al otro día en la tarde me dice que me da 200$ por dejar que me huela el culo, y yo qué?

Y me dice que no me iba a penetrar, sino que solo tenía que bajarme los pantalones y el me oleria el culo mientras se masturbaba.

Yo obviamente dije que no a la primera, después me mandó el capture de la transferencia y me dijo que venía a buscarme a las 5pm,

que no me bañara ni me lavara el culo.

Yo súper exitado pero con miedo me quedé analizando si hacerlo o no hasta que mi mamá vino a decirme que me buscaba el sr Ignacio que íbamos a buscar la mercancía que compro.

Salgo y está ahí como si nada tomando café con mi papá.

Así que me decido a ir y hablamos como si nada y nos reímos de sus chistes hasta que llegamos a un motel,

allí entramos a la habitación yo estaba súper mojado allá abajo, estaba demasiado excitado al saber de qué estáriamos desnudos.

Así que me dijo que me quedara en boxer y eso hice, después me mandó a recostarme de frente a la pared con los brazos

(a sostener la pared como si se fuera a caer)

y se agachó y primero hundió su nariz en mi culo pero con el boxer puesto e inhaló muy fuerte.

Después con sus manos me levanto el boxer hasta que se me iba metiendo por la raja y me quedaba como un cachetero,

me daba nalgadas suaves, después me quitó el boxer y lo empezó a oler, yo estaba viendo todo ya que esa habitación tenía muchos espejos.

Por último me nalgueo fuerte con sus dos manos una en cada nalga y las separó para meter su cara en mi culo

y respiraba muy fuerte y de pronto me empezó a mamar el culo osea el ano en si y fue lo más placentero que había sentido,

ese cosquilleo en el culo me encantó.

Después escuché la correa de su pantalón y eres que se la estaba desabrochando para sacarse el pene

pero no sé lo puede ver porque estaba agachado.

Lo malo es que duró muy poco, lo escuché cuando acabo porque gimió y ví como cayó su leche cerca de mis pies.

Ahí se paró y yo me volteo y ahí sí se lo ví su pene, lo tenía normal.

Después fuimos a comer y me dejó en mi casa y cuando me iba a bajar de su camioneta me dió una bolsita y eran pantaletas y un vestidito de mujer.

En la madrugada nos empezamos a escribir y me pidió que le mandara fotos con lo que había en la bolsita,

así que me lo pongo una pantaleta negra con un vestido de encaje que apenas me tapaba las nalgas.

Verme en el espejo así me hizo sentirme una mujer que quería ser follada.

Al día siguiente me sentía incómodo,

sentía mis tetillas sensibles, me sentía como una mujer,

quería tener tetas.

Así que aunque sabía que el me ofrecería dinero para follar yo le escribo primero que quería que me hiciera el amor porque ya no aguantaba mas.

Así que esa noche fuimos de nuevo al motel y se lo mame hasta que acabo dentro de mi boca,

recuerdo cuando baje sus boxer y sentí ese olor a semen con pescado que divino,

no me gustó mucho cuando acabo porque la leche no sabe a nada y aparte esta caliente y es desagradable.

Pero si me gustó que mientras se lo chupaba le salía mucho líquido ppreseminal y ese si es sabroso porque es saladito,

yo mientras lo tenía metido en la boca le pasaba la lengua por el hueco de su pene y salía todo lo salado.

Tuve que esperar como una hora a qué se le parará de nuevo, en ese tiempo me chupó el culo y hablamos.

Cuando finalmente se le paró me lo metió y entro suave, yo pensé que me iba a doler pero no,

todo fue placentero, me encantó la sensación cuando me lo restregó por las nalgas, cuando me lo puso en el ano,

y tenerlo adentro es como cagar un mojón infinito, además se siente algo rico en tus bolas cuando te lo están metiendo.

Me dejó mis nalgas rojas esa noche, yo acabe cuando estaba de vaquero sobre el,

estaba tan exitado qué le di como tres jalones y acabe en su pecho y se molestó jaja, más tarde acabo el y nos fuimos satisfechos a casa.

Te puede gustar: Mi novio el de la limpieza de la fábrica


Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.

Publica tu relatoCuenta tus historias mas apasionadas

Publica tus historias mas apasionadas, sean realidad o ficcion queremos leerlas.