Perdi mi virginidad anal

Perdi mi virginidad anal

Resulta que a mis escasos 18 años y viviendo en Ciudad de México,

radicaba en una zona cercana al Estado de México,

una novia que tenía en ese entonces, vivía sobre una avenida de nombre Legaria de esa ciudad.

Una noche, después de dejar a mi novia en su casa,

tenía planeado regresar caminando a mi casa, debiendo hacerlo por esa avenida, pero para mí mala suerte (o buena suerte de acuerdo a las circunstancias),

empezó a lloviznar, convirtiéndose prontamente en un aguacero, por lo que tuve que buscar refugio,

llegando a cubrirme en una parada de microbús (autobús urbano de la ciudad), estando debajo del pequeño techado,

me percaté de que estaba una persona más, parecía una mujer, pero había algo que me decía que no lo era.

Para pasar el rato le empecé a hacer platica, esperando de esa forma que pasara algún microbús,

dijo llamarse Wendy, me comento que era gay, que vivía ahí cerca de donde estábamos en ese momento y que iba a ir a una fiesta, a lo que yo le dije, que nunca había conocido a alguien gay,

que me platicara un poco más de que se trataba, ya que yo era neófito en ese sentido,

estando platicando, se acercó a mí, en ese momento, sin darme cuenta puso su mano en mi verga por encima del pantalón, ante lo cual no atine que hacer y para mi suerte en ese momento llegó un micro,

el cual abordamos, pero antes de abordar me paso su número telefónico, y ya nos retiramos de ahí.

Después de eso, estuvimos llamándonos en algunas ocasiones,

platicábamos, yo con la curiosidad de saber un poco más de eso de los gays,

quería verle de nuevo, pero como no tenía mucho tiempo libre, no habíamos podido coincidir para volver a vernos,

hasta que un día tuve tiempo libre y me invitó a ir a verle a donde vivía,

situación que me puso muy feliz y a la vez bastante nervioso,

puesto que no sabía realmente que pudiera pasar, a pesar de los relatos, fotos o videos que había visto,

debido a la curiosidad que me dio, le confirme que iba a verle,

que me esperara, así es que salí de inmediato de donde vivía,

prácticamente corriendo, tomando el primer microbús que hubiera y llegue al punto acordado,

esperando en donde me dijo que pasaría por mí.

Una espera de unos minutos, que se me hizo larga para mí,

llego por mí, vistiendo pants color gris, playera blanca con estampado y tenis blancos,

se veía muy femenino o así me pareció, me llevo hasta donde vivía, una vez me dejo pasar a su habitación, me abraza y me pregunta.

Que hubiera pasado ese día si no hubiera llegado el micro en ese momento Eh?

Te gusta cómo me veo?

No me dejo responderle, porque en ese momento hace que me agache y me comienza a besar, haciéndome caminar paso a paso hacia detrás mío,

llevándome con cada paso a su cama,

poco a poco me va quitando la ropa, llegando finalmente y me acosta,

acostándose también ya sin ropa aun lado de mí, vaya visión que tuve en ese momento, su cuerpo delgado, prácticamente sin bello e insisto que se veía bastante femenino,

seguíamos besándonos, acariciándole, pasando mis manos por ese cuerpo descubierto, nunca me hubiera imaginado que estar con un gay fuera así de maravilloso,

siento como también pasa sus manos por mi cuerpo, pasando por mis piernas, deteniéndose a momentos y acariciando mis nalgas,

noto como me las agarra y pasa sus manos muy efusivamente por ellas, me percato de que tiene una verga de al menos 18 cm y bastante venuda, algo que si me dejo pensando.

En eso empieza a sonar mi teléfono celular,

por lo que tuve que pararme a contestar, al levantarme de la cama, no me percaté que se había levantado también enseguida de mí.

Al estar atendiendo la llamada, me doy cuenta que se puso detrás mío, yo seguía atendiendo la llamada,

me empieza a besar el cuello, pasar sus manos por mi cuerpo, empiezo a sentir su cuerpo cada vez más cerca del mío,

hasta que se pega por completo, noto algo extraño para mí, siento algo duro que paso entre mis nalgas, es algo que me hace sentir extraño,

algo indescriptible para mí, (mi idea hasta ese momento, es que los gays solo eran los que se dejaban penetrar),

el al darse cuenta de mi reacción, empieza a pasar de arriba abajo su verga por entre mis nalgas, era la primera vez en mi vida que pasaba por algo así,

era una sensación placentera y deliciosa en cierta forma. Yo no sabía que pensar, pero como me estaba gustando le deje hacer.

Cuando ya estaba pasando su verga por entre mis nalgas,

decidí colgar la llamada y dejarme hacer, sigue besando mi cuello, frota con sus manos mi cuerpo,

deteniéndose bastante en mis nalgas, de vez en cuando agarra mi verga y me masturba, yo estaba solo disfrutando de eso,

voy sintiendo como con cada que pasa sus manos por mi cuerpo, me va inclinando y acercándome nuevamente a la cama,

era una delicia el sentir su verga pasar así, también noto algo húmedo, me percato se ha ido echando un poco de saliva para que se deslice mejor su verga.

Me termina de llevar por completo a la cama y termina por inclinarme ahí, teniendo a su entera voluntad mis nalgas, recostado sobre la cama,

con los brazos estirados sobre la cama, se separa un poco, abre mis nalgas con sus manos y siento algo distinto, siento su boca y su lengua en mis huevos y en mi verga,

pasando también por mi culito, siento como pasa insistentemente su lengua, sintiendo como lo lame varias veces y tratando de meter la lengua,

era algo increíble esa sensación, para alguien sin ese tipo de experiencia, fue algo fuera de mis sueños e ilusiones.

En una de esas siento algo distinto a su lengua, algo distinto,

duro y delgado, intenta meter uno de sus dedos por mi virginal culo,

me quise mover en ese momento pero me detuvo, me dijo que esperara, que lo iba a disfrutar más, preguntándome:

Acaso no había disfrutado hasta ese momento?

A lo que le contesto que si, por lo que seguí dejándome hacer, nuevamente me pone en posición,

se ensaliva el dedo e intenta de poco a poco el meter su dedo, pasándolo alrededor de la entrada de mi culito,

poniéndolo en el agujero dando ligeros empujoncitos y nuevamente, se lo vuelve a ensalivar y continua,

hasta que por fin va cediendo mi virginal culo, entrando su dedo, causando una sensación extraña en mí,

se queda quieto un momento, dejando dentro el dedo, poco a poco empieza a sacarlo y antes de que salga por completo, lo vuelve a meter,

la sensación va cambiando a ser bastante placentera, empiezo a gemir de gusto, después de unos minutos de delicia, se levanta y se vuelve a poner detrás mío,

empieza a pasar nuevamente su verga por entre mis nalgas, dejándome nuevamente esa sensación de placer,

veo que se pone los dedos en la boca, los ensaliva bastante y los pone en su verga, la sigue pasando,

se aleja un poco y empiezo a sentir que va pasando la punta de su verga por entre mis nalgas, se pone a la entrada de mi culo,

da un pequeño empujón y siento como quiso entrar la punta, respingo un poco, a lo que se agacha y me besa y me dice que tranquilo, no pasa nada, te va a encantar esto.

Nuevamente se acomoda, pero esta vez, ya pone directamente la punta de su verga en la entrada de mi culo,

se vuelve a ensalivar y esta vez empieza a empujar poco a poco, voy sintiendo que se va abriendo mi culo,

está dejando entrar a ese intruso, esa verga me está taladrando, es una sensación un poco dolorosa,

pero hasta eso se va sintiendo rico, se detiene un momento y toma mi mano y hace que la pase por mi culo y su verga, vaya, había entrado por completo,

se queda así un momento, la siento dentro, es algo raro, poco a poco empieza a sacarla,

vaya sensación de cómo va saliendo, hasta que por fin sale por completo y vuelvo a pasar mi mano,

esta vez, paso mis dedos por mi culo, lo siento abierto, una sensación rara, nuevamente se acerca y lo vuelve a meter hasta el fondo,

lo va sacando, pero esta vez no ha sido por completo, vuelve a entrar y empieza así a hacerlo constante, metiendo y sacando,

poco a poco voy disfrutando esa sensación, jadeo de placer, gimo como perra en celo al sentirme enculado,

esta así unos minutos de maravilloso placer.

Saca su verga de mi culo, se sienta en la cama y me dice que me siente en él,

pero que le dé la espalda, al hacerlo, me voy sentando y siento su verga en la entrada de mi culo,

voy bajando poco a poco, sintiendo como se va abriendo paso nuevamente en mi interior,

llenándome de un placer nunca antes soñado para mí, bajo completamente y me hace subir con sus manos y bajar,

así estoy por algunos minutos que no quería se acabasen,

estando subiendo y bajando, el agarra mi verga y me masturba,

llega un momento que yo finalmente termino, aventando una eyaculación bastante copiosa al suelo de su cuarto,

el sigue haciéndome subir y bajar, se detiene y me dice que me acueste en la cama boca arriba,

se sienta a la altura de mi estómago y se está masturbando, empiezo a hacerlo de una forma más rápida y deja salir toda su leche, la cual termina cayendo en mi pecho,

se acuesta conmigo y me pregunta si me gusto, le digo que sí, una vez terminado y ya habiendo limpiado el desastre, me visto y salgo de ahí.

La verdad, salí corriendo, con sentimientos encontrados,

no podía creer que había disfrutado de eso, no podía creer que había pasado eso y más importante, que había perdido mi hombría en ese momento,

estuve varios días pensando en eso,

no le conteste llamadas por 5 días, realmente no sabía que pensar a eso,

hasta que tome la decisión de ir a verle nuevamente y confirmar que me sucedió.

Te puede interesar: Seduciendo a mi amigo hetero


Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.