Nos coge a mi hermano y a mi

Nos coge a mi hermano y a mi

Mi hermano me confesó que era gay una noche de copas,

yo lo entendí y le dije que podía contar conmigo por siempre.

Pasó el tiempo y mi hermano se fue a vivir conmigo en mi dpto,

los dos trabajamos bien así es que no tenemos problemas por dinero.


Yo tengo una novia con la cual todo está bien, aunque hemos pensado en casarnos algún día, es un proyecto que de vez en cuando sale a la luz,

por lo pronto nos dedicamos a pasarlo bien.


Hace un mes más o menos mi hermano llevó al dpto a un hombre y lo presentó como su pareja,

aunque es mayor que mi hermano pues tiene 35 años y mi hermano 27 se llevan de maravilla y me he dado cuenta que por las noches hacen el amor hasta la madrugada.


Un día en que mi hermano tardó en llegar a casa,

Esteban que así se llama su pareja se apareció por el dpto y me preguntó si podía esperarlo ahí,

no tuve problema y nos sentamos a conversar mientras bebíamos un par de tragos,

en un momento dado fui a la cocina para sacar otro par de cervezas,

mientras sacaba las botellas me di cuenta que Esteban me miraba el trasero sin pudor alguno.

Me molesté, pero no le dije nada.

Esa noche no dormí bien, no podía dejar de recordar esa visión de Esteban mirando mi trasero.


Una semana después de los hechos narrados, volvió a llegar Esteban al dpto lo dejé entrar y nos sentamos a conversar,

llamé por teléfono a mi hermano para avisarle que su pareja esta ahí,

pero mi hermano me pidió que lo entretuviera un rato porque estaba atrasado con unos documentos y por lo que llegaría tarde,

justo cuando corté la conversación recibí la llamada de mi novia para decirme que no la esperara porque se iba con unas amigas al cine y luego a bailar.


Conversamos con Esteba de todo un poco, cuando se terminaron las cervezas fui a por más a la cocina y pude ver nuevamente como Esteban me miraba,

lo vi ponerse de pie y caminar hacia mí, sentí como apoyaba su paquete en mi trasero,

si bien era cierto que desde que mi hermano me confesó que era gay tenía curiosidad sobre eso,

pero no imaginé que pasaría lo que estaba ocurriendo en la cocina del dpto.

Sentí el movimiento del cuerpo de Esteban sobre mi culo, me entró un fuego que desconocía,

las manos del hombre agarraron mis nalgas con fuerza, las manoseaban, daba pequeñas palmadas sobre mis nalgas,

me sentí muy caliente y desabroché mi pantalón dejándolo caer hasta los tobillos,

él dijo.- Que hermoso culo, me lo voy a comer entero, es más grande que el de tu hermanito¡.

– Se agachó y comenzó a lamer mi culo, luego se desabotonó su pantalón comenzando a pasarme su verga por las nalgas,

temblaba de caliente, quería verga, la necesitaba demasiado, con mis manos abrí mi culo y tomando su pene lo pasé por mi hoyo que se abrió para tragar ese rico palo caliente.

Empezó una lucha entre ambos, él por partirme en dos con su taladro caliente y duro yo por sentirme lleno de verga dura caliente mojada,

gemíamos, él me mordía el cuello una de sus manos pellizcaba mis tetillas y la otra me pajeaba.

Con ambas manos abría mi culo para que su palo entrara todo.

No se cuanto estuvimos ahí hasta que ambos nos corrimos, él muy dentro mío, yo en su mano.


Ni mi hermano ni mi novia supieron de esa aventura,

Sin embargo ambos seguimos teniendo aventuras a escondidas,

a veces me pasaba a buscar al trabajo en su auto y nos íbamos a algún lugar deshabitado y ahí me sentaba en él completamente desnudo a satisfacerme con esa tranca que se había convertido en mi obsesión.

Esteban, una noche me confesó que tenía la fantasía de culearnos a ambos a la vez,

yo me enojé y luego le dije que jamás le diría a mi hermano que tenía relaciones con su pareja.

Pero Esteban estaba decidido y empezó a tratar a mi hermano sin pudor cuando estábamos los tres,

sólo se detenía cuando estaba mi novia.

Una noche los tres estábamos mirando tv.

Esteban besaba a mi hermano sin recato y le acariciaba el culo por sobre el pantalón,

mi hermano le decía que se detuviera, que estaba yo presente,

pero yo notaba que mi hermano estaba muy caliente con lo que le hacía Esteban,

por mi cuenta lo único que quería era que Esteban me manoseara a mí,

trataba de hacerme el desentendido, de concentrarme en la tv, pero no podía,

Esteban me miraba cuando metía la mano en el pantalón de mi hermano y sus dedos entraban en el agujero,

mi hermano daba pequeños quejidos, le pedía que se detuviera, que yo me podía enojar,

pero el muy puto no hacía nada para detener a Esteban,

todo lo contrario se movía sobre los dedos de Esteban metiéndolos más adentro y noté que le tenía agarrado el pene sobre el pantalón,

cuando Esteban le bajó el pantalón mi hermano mostró cara de enojado,

pensé que se iba a levantar y abandonar la habitación,

pero bastó que Esteban le comiera los labios con su boca para que mi hermano gimiera de placer y se entregara,

le sacó la verga del pantalón y comenzó a comérsela con la boca de forma desesperada,

luego se sentó sobre Esteban, me miro a mí diciendo.

– perdóname hermanito es que no puedo resistirme ahhhh!vi como el pene se hundía entre las nalgas de mi hermano mientras él entrecerraba los ojos y se agarraba a Esteban gimiendo de placer.

Yo no aguantaba, tenía una erección insoportable, me dolía el pene, quería salir del encierro del pantalón,

miraba como gozaban sin poder hacer nada, de pronto vi como Esteban le decía algo al oído a mi hermano, mi hermano respondió.

– No! estás loco.- entre jadeos. Esteban volvió al ataque.

– Hazlo por mí sabes que te amo.

– Mi hermano no dijo nada y continuo con su movimientos.

Esteban alargó su mano hacia mí y la metió por mi camisa apretándome las tetillas, dejé escapar un gemido de placer, quise apartarme, pero no lo hice, el continuó tocándome,

mi hermano apartó su mirada, Esteban mientras culeaba a mi hermano de manera frenética me tiró hacia él y comenzó a besarme,

yo lo dejé hacer,bajó mi pantalón, así mientras se cogía a mi hermano con su pene me cogía a mí con sus dedos.

Yo temblaba, no quería mirar a mi hermano, pero no podía dejar de mover mi cuerpo sintiendo 3 dedos de Esteban lo más profundo en mi culo.

Nuevamente Esteban le dijo algo algo a mi hermano y éste nuevamente se molestó,

pero con palabras dulces, caricias y arrumacos aceptó lo que Esteban quería,

mi hermano se levantó y se puso al lado de Esteban, él me miró invitándome a sentarme sobre su miembro duro como roca,

no podía hacerle eso a mi hermano, pero el deseo fue mayor y con una agilidad precisa me senté sobre la tranca de Esteban y fui metiéndomelo hasta el tronco,

hasta sentir los huevos de Esteban chocar contra mi trasero,

de ahí en más nos entregamos al placer un rato yo estaba sobre Esteban y luego tomaba su turno mi hermano,

mientras lo tenía todo dentro dije.

– Gracias hermanito por esto, te quiero mucho.

– Mi hermano me miró y sonrío.

Esteban nos hizo saber que estaba por correrse así es que saqué su pene de mi agujero a regaña dientes a decir verdad,

pensé que mi hermano tomaría mi lugar y recibiría toda la leche,

pero Esteban nos hizo un ademán y ambos nos pusimos de rodillas y recibimos toda la leche en nuestros rostros y bocas,

espontáneamente nos besamos con mi hermano traspasándonos la leche de boca a boca.

Desde ese día con mi hermano y Esteban hacemos tríos maravillosos y últimamente hemos incluido a algunos amigos,

nos encanta a mi hermano y a mí que nos cojan toda la noche,

que nos dejen chorreando semen de todos nuestros agujeros.

Mi novia y yo nos separamos obviamente.

Te puede gustar: El día en que salí del closet


Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.

Publica tu relatoCuenta tus historias mas apasionadas

Publica tus historias mas apasionadas, sean realidad o ficcion queremos leerlas.