mi primera vez

Ocurrió hace algunas semanas, se aproximaba la fecha mi cumpleaños,

así que con gran ansiedad planeaba que hacer ese fin de semana,

lo que no sabía es que algo inesperado ocurriría;

diré que cumplí 22 años y que aunque no nací en Bucaramanga vivo aquí hace 5 años a raíz de mis estudios universitarios,

lo que me llevo a vivir solo y ser independiente desde muy joven, así como a querer experimentar en mi vida sexual que hasta llegar a esta ciudad era nula.

Me gustaba ver pornografía y masturbarme seguido viendo gran cantidad de videos,

hasta que un día sentí curiosidad por ver uno entre hombres y vaya que me llamo la atención y desde allí aunque no me atrajeran los hombres,

si veía muchos videos gays, y por primera vez se me vino a la cabeza la idea de experimentar con uno,

con el pasar de las semanas esta idea se hacía más y más grande el problema era con quien hacerlo,

si no quería llamar la atención y mucho menos que se dieran cuenta que me gustaba acostarme con hombres,

así que frecuente paginas para conocer hombres,

pero en este tipo de páginas solo se encuentran patanes y asquerosos que no me llamaban la atención,

así que la espera se hizo larga hasta el punto que la idea de hacerlo con un hombre estaba desapareciendo y más cuando conseguí novia y mi vida sexual se volvió bastante activa.

Pero el día tenía que llegar, y tras 3 años de solo imágenes mentales con muchos hombres pero de actos sexuales solo con mujeres,

inicio un nuevo semestre en la universidad, y a raíz de que perdí un par de materias iniciando la carrera me atrase en algunas líneas lo que llevo atrasarme del grupo de compañeros con los que inicie,

así que era común que cada semestre en ciertas materias me tocaran compañeros nuevos y desconocidos,

y que bueno que fue así porque de esta manera fue que conocí a ángel, un joven alto, algo moreno, y pues a mi modo de ver bastante simpático de cara,

y aunque no me llamaba la atención y no fantaseaba con él, si entable una gran amistad.

Estudiábamos bastante seguido pues las materias en que coincidimos eran bastante difíciles,

al principio solo estudiamos en la universidad, pero con el pasar de las semanas encontramos en su apartaestudio una mayor comodidad para hacerlo ya que al estar solos había menos ruido y nos concentrábamos más;

acostumbraba a dormir allí pues estudiábamos hasta tarde, y aunque me quede bastantes veces (compartíamos cama) nunca se me vino a la mente la idea de hacer algo con él,

pues no quería que se diera cuenta que quería acostarme con algún hombre y que pensara que era gay,

pues yo creía que él era completamente heterosexual pues ligaba con muchas mujeres y vería con malos ojos que yo le coqueteara o le insinuara algo.

Así que nunca hice nada cuando me quede con él, pero lo que si no pude evitar fue imaginarme acostándome con él,

lo soñaba muy seguido cuando estaba solo en mi casa, y aunque sabía que solo se quedaría en sueños, lo disfrutaba mucho acompañado de muchas pajas;

hasta que un día después de un parcial salimos a festejar, gran coincidencia que era el fin de semana antes de mi cumpleaños,

invitamos a un par de amigas que a última hora nos cancelaron así que nos tocó ir solos, al principio los temas de conversación fueron los comunes: futbol, mujeres, política, experiencias sexuales, …

hasta que con varias cervezas encima y viendo que había una pareja gay en el mismo bar, tocamos ese tema, y le pregunte:

-alguna vez había tenido la idea de experimentar con un hombre, solo por saber que se sentía ser penetrado o que se sentía chupar un pene,

y vaya que me sorprendió la respuesta, me dijo obvio que si lo he pensado,

la mayoría de los hombres alguna vez en su vida lo piensan, solo que les atemoriza la idea de ser discriminados al ser tildados de homosexuales,

y me devolvió la pregunta a lo que respondí, yo tamban pero me pasa exactamente eso que dijiste,

no me gustaría que se llevaran esa imagen de mí, solo lo haría por probar mas no porque me atraigan los hombres.

A partir de ese momento la conversación sobre ese tema murió, pero el ambiente estaba tenso,

no paraba de pensar en esa conversación, fui un par de veces al baño pensando si proponerle o no algo, pero no fui capaz,

se me ocurrió otra forma de quizás cumplir mi sueño esa noche.

Llegue a la mesa después de ir al baño y le dije, que ya que era tarde y estábamos cerca al apartaestudio de él, que me dejara quedar ahí esa noche, como tantas otras en las que habíamos estado estudiando,

me dijo claro!, estaba por decirte que te quedaras que era muy tarde para que bajaras solo a tu casa ya que es peligroso.

Salimos del bar rumbo al apartaestudio, se notaba que el ambiente estaba tenso, llegamos y él me dijo voy a bañarme para estar más fresco,

así lo hizo, después de salir le dije que también me ducharía, cuando salí del baño, él ya estaba acostado en la cama,

me acerque y me acomode al lado de él, podía sentir que aún estaba despierto, así que le dije que descansara, me dijo que lo mismo;

me acomode y mi mano quedo muy cerca a la suya, podía sentir un ligero roce, y podía sentir como la intentaba mover para acercarla y tocarme más,

yo hacía lo mismo y de un momento a otro, ya estaba a mil, no quería dar ese paso que llevara a algo más, esperaba que él lo diera pero no se daba,

pero las manos se seguían acercando, tanto así que algunos dedos se entrelazaron, el movimiento era constante, empezamos a tocarnos los brazos, las manos también pasaron por el pecho y el abdomen, hasta que no aguante más y me gire y lo bese,

el beso fue totalmente correspondido, nunca me había sentido tan excitado en la vida, fue sin duda el mejor beso de todos los que había dado,

las caricias subieron de tono, pues sin pensarlo nos cogimos mutuamente los penes,

fue sencillo pues estábamos en boxers, las prendas en pocos segundos salieron a volar, podía sentir como el líquido pre seminal aumentaba,

al igual que su respiración, nos besábamos el cuello, nos mordíamos los oídos, hasta que empecé a bajar por su pecho, pero mi objetivo era su pene,

llegue rápido a él, y que glorioso momento, que caliente y sabroso estaba,

lo lamí, mordí, chupe, como si mi vida dependiera de ello, le besaba los testículos, él se retorcía, sentía que sabía hacerlo pues veía que a él le gustaba mucho, me dijo que parara que se iba a venir,

pero le dije espere muchos años para estar con un hombre, quiero saber ya que se siente que me llenen la boca de lechita, y el acabo, la saboree como un rico manjar que no paraba de salir, lo trague todo, hasta el que le quedo pegado en el pene,

no quería desperdiciar una gota, sabia riquísimo, el ansioso por probar tamban, se abalanzo sobre mí,

y empezó con el mismo ritual queriendo el mismo desenlace, lo logro y trago hasta la última gota de mi semen.

Nos paramos y empezamos a besar salvajemente, nos agarrábamos las nalgas y pasábamos uno que otro dedo por el ano del otro,

la sensación era increíble, se sentía un cosquilleo majestuoso, le dije que si le gustaba me dijo que le encantaba, a lo que le respondí entonces esto te encantara más,

lo empuje de nuevo a la cama y lo puse en cuatro y comencé a lamerle de arriba abajo, todo el culito, mi lengua y mis dedos jugaban con su ano,

y el no podía resistirlo, se movía, se contraía, gemía, y pedía más, yo seguía con mi lengua y mis dedos, los cuales empecé a meter en su ano, que al estar tan estrecho, solo permitió que entraran dos,

le dije que si tenía crema y me dijo que sí, me pare a traerla y continúe, él se extasiaba con lo que le estaba haciendo, y ahora con la ayuda de la crema entraba más que un par de dedos, y él me dice, que pasa??,

ya no quiero más tus dedos, quiero que me lo hagas ya, gracias a la crema y a la dilatación de los dedos no fue tan difícil que entrara,

las quejas de él fueron mínimas al lado del placer que sentía, el ajetreo se intensifico al igual que los gemidos de los dos, lo nalgueaba y le gritaba que rica perra que eres, el solo podía gritar de lo excitado que estaba,

después de un par de minutos me dijo que no aguantaba más que se iba a venir, y le dije tranquilo mi amor que nos vendremos juntos y así fue, un par de segundos después, me estaba viniendo en él y el en la sabanas,

me acomode y empecé a lamer su ano, quería probarlo después de semejante faena, muchos restos de semen quedaron en mi boca, los cuales compartí luego en un largo beso.

Después de un mini descanso le pedí que por favor, me hiciera suyo, y empezó al igual que yo con un beso negro de fábula,

ya sentía lo que el decía que había sentido hacia un par de minutos, era fantástico, es una sensación incomparable, su lengua y sus dedos penetraban mi ano,

mientras que yo me masturbaba increíblemente, se ayudó con la crema para poderme penetrar y fue en ese primer golpe que sentí algo que nunca había sentido,

era esa sensación que durante tantos años había querido sentir, era mágico, era increíble, se sentía genial, quería que siguiera y que nunca parara,

sentía que si me hacía eso toda la vida yo no me cansaría, a diferencia de cuando yo lo penetre, él se vino primero, sentir esa lechita caliente dentro de mi es inexplicable, que genial y el también lamio sus restos de mi ano,

y también me beso, como no me había terminado de venir, continuo con un sexo oral el cual culmino en su boca y en otro apasionado beso.

Al terminar dormimos como nunca en la vida,

al despertar al día siguiente y verme desnudo al lado de él, pasaron muchas cosas en la cabeza,

ahora sin alcohol era más difícil de asimilar, pensé en lo magnifico que la habíamos pasado,

el despertó y me miro y sin pensarlo me beso,

eso mato cualquier duda que tuviera, nos calentamos nuevamente y volvimos a tener el mejor sexo del mundo,

en estas semanas que han pasado, lo hemos hecho todos los días, en todas las posiciones posibles,

me siento increíble.

Espero les haya gustado el relato

Mas relatos….

Page: 1 2 136

Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.