Con los panas del barrio - citasgay.org

Con los panas del barrio

Quiero comenzar describiéndome, me llamo Axel, tengo 28, mido 1.68, soy moreno y algunos dicen que soy atractivo.  Está historia comenzó cuando tenía unos 18 años más o menos.

Crecí en un pueblo de Venezuela, y a diferencia de las personas que crecen en la ciudad,

en los pueblos te juntas con los amigos y aprendes cosas muy rápido, específicamente en mi pueblo tuve que ponerme las pilas rápido porque si no terminaría siendo la perrita de todos.

Resulta que en el pueblo había un Terreno baldío dónde antes había funcionado un complejo turístico,

en ese momento la estructura fue abandonada y con el tiempo solo quedaron las ruinas. Era un lugar perfecto para ir a joder y pasar el rato.

David era uno de los mayores del grupo, tenía unos 20 años y era deportista por lo cual tenía un cuerpo marcado y las jevas del barrio siempre querían con él.

Resulta que David va a mi casa y me dice que vayamos al terreno baldío, lo cual a mi me pareció muy raro porque aunque formábamos parte del mismo grupo nunca me había ido a buscar a mi casa,

con un poco de duda le pregunté que para que y el me respondió que estaba Luis allá y que me querían mostrar algo.

Sin pensar lo que tramaban acepte ir con él al terreno baldío,

cuando llegamos en efecto estaba Luis ahí esperándonos.

Luis tenía 22 años era el más grande del grupo, no estudio y por ahí decían que andaba en malos pasos.

Luis me saludó efusivamente, al rato que estamos ahí Luis dice: ufff tengo ganas de orinar y sin más se baja los pantalones y hace las veces de orinar mientras que David se quedaba conmigo.

Yo sentía la tensión en el ambiente pero dejé que la situación fluyera.

Luis regresa con su verga en la mano y nos dice: «ha puesto a que yo la tengo más grande que ustedes dos»

«Nahhh Luis yo la tengo más grande» le responde David

Mientras tanto yo solo veía el monstruo de guebo que tenía Luis en sus manos,

era una verga negra súper venosa que media más o menos unos 20 cm.

David se saca también su verga que ya estaba súper dura,

pero claramente era más pequeña que la de Luis aunque no se podía negar que era una verga hermosa de unos 17 cm más o menos.

«Vamos a pajearnos a ver quién bota más leche pues, Axel será el árbitro» decís David quien había comenzado a pajearse desde antes de proponernos su juego.

Al rato de estar pajeándose yo solo veía esas dos vergas enormes y el corazón me latía a millón producto de la excitación del momento.

«Axel a qué no se la tocas a Luis» me reta David que tenía una cara de maldad tremenda.

«No chamo Luis tiene una verga muy grande debe poner a la jevas a gritar cuando se lo mete» le respondí.

«Por ahí hay unas que dicen que sabe rico, no quieres probarlo Axel» me dice Luis que estaba arrecostado a un muro pajeandose con los dos manos.

No sé qué me impulso, pero al momento de que Luis me pidió que se la mamara,

solo me puse de rodillas, mis manos eran diminutas al agarrar semejante verga y sin pensarlo me la metí en la boca.

«Ufff Axel dale suave, suave… mmm así que rico vale, me gusta cómo te lo tragas»

David nos veía y de inmediato se acercó se puso al lado de Luis y me asomó su verga para que también se la mamara.

Claramente ambos habían planeado llevarme y cogerme entre los dos y yo estaba excitado me metía una verga y me sacaba otra los pajeaba les escupía el guebo,

estaban en el mejor momento y lo noté así que me detuve y me levanté.

Los dos me rogaban que no me detuviera y Luis me dice «quiero metértela en el culito Axel te va a gustar»

«Voy a dejarme hacer todo lo que quieran pero ahora quiero que ambos me la chupen a mi»

me saque la verga que tenía ya a punto de reventar y comencé a pajearme al frente de ellos.

«Jajaja no vale que es eso aquí quien mamá guebo eres tú Axel nosotros te damos y tú recibes»

me decía David mientras que Luis me veía callado.

«Pues ustedes deciden podemos seguir o me voy y tendrán que cogerse entre ustedes»

«Dale David que tanto ya lo has hecho antes»

le decía Luis a David mientras le plantaba un beso tremendo en la boca.

David se bajó y se llevó mi verga a la boca, y en realidad si lo había hecho antes porque lo mamaba con una destreza tremenda.

«Ufff faltas tú Luis, son dos boquitas las que quiero comiéndome la verga» y sin esperar dos pedidas Luis se puso de rodillas y comenzó a comerme las bolas ufff aquello era la gloria, eran dos lenguas moviéndose sin parar a lo largo de mi guebo.

Mientras David me comía el guebo, Luis tuvo una mejor idea, y comenzó a meterme sus dedos en el culito ufff yo la verdad no sé cómo aguantaba las ganas de venirme y llenarle la boca a David con mi leche.

«Ahora voy a comerte ese culito» Luis de paró me puso contra el muro donde estaba sentado y me asomó tu enorme verga en el culo.

«Ahhh marico me duele ya va ya va dale suave, los tienes muy grande loco»

«Tranquilo Axel solo duele el principio» me decís Luis mientras se escupía las manos y se ponía la verga babosa para que entrara mejor.

Cuando logro meterla aquello era una sensación de dolor y placer quería que terminara pero al mismo tiempo no quería que parará.

David estaba mirándonos con su miembro a punto de explotar y le pedía a Luis que se apurara pues él también quería cogerme.

Y en el momento en el que sentí a Luis más entusiasmado me saque su verga de mi culito y le dije.

«Vamos David ahora te toca a ti» la casa que puso en ese momento fue de sorpresa.

«Y ahora qué quieres Axel ya te la vamos a terminar»

«No ustedes me trajeron aquí para aprovecharse y sacarse la leche conmigo pues yo quiero también sacármela con ustedes, y por ahí dicen que Luis cada que puede te empala con su verga, así que quiero verlo»

«Jajaja verga David creo que te descubrieron loco, vente vale vamos s enseñarle cómo se hace» le decís Luis s David mientras lo agarraba lo besaba y le abría con las dos manos las nalgas.

Estos dos tenían tiempo comiéndose y llegado el momento se fastidiaron y buscaron un tercero para jugar.

Luis lo ponía contra la pared a David mientras le calzaba perfecto sus 20 cm de verga.

«Oh oh oh» decía David con cada embestida de esa enormidad de verga.

Verlos coger me lleno de morbo así que no aguante y acabe de inmediato. Mientras que veía como David se venía también con la verga de Luis en su culo.

«Uffff quiero que se pongan los dos de rodillas y se coman mi leche» nos decís Luis mientras se la sacaba a David del culo y se pajeaba frenético para ver irse.

Nos pusimos de rodillas, pero aquel chorro de semen fue tal que no alcanzo a caernos casi nada a penas las gotas que le destilaban a Luis de la verga.

Una vez que acabamos nos acomodamos y Luis nos dice: «bueno ya saben si quieren más me llaman y que nadie diga nada».

Él se fue mientras que David u yo también nos fuimos cada uno a su casa.

Te puede gustar: Mi primera vez como pasivo


Deja una respuesta


Iniciar sesión en su cuenta Crear una nueva cuenta

 
×
 
×
OLVIDÓ SUS DETALLES?
×

Subir.